Los Sobrevivientes y su opinión de la obra teatral

Con mucho cariño y amor a nuestros amigos, que han sido maravillosos con nosotros, les dedicamos este espacio.

Monday, August 01, 2005

Dunia Wassestrom

Dunia Zlata Wasserstrom (M. Ourisson)

Dunia nació antes de la primera Guerra Mundial en Zhitomir, Ucrania, y creció en París, Francia. En el verano de 1942 fue deportada con su primer marido, Ariel Ourisson a Auschwitz y su familia a otros Campos de Exterminio (todos menos ella perecieron). Su número de tatuaje era el 10.308. Siendo políglota, fue obligada a ser secretaria de los Nazis. En la Politische Abteilung, Dunia trabajó en la oficina bajo las órdenes del Unterscharfuehrer Hans Andreas Drasser y el Oberscharfuehrer Wilhelm Boger. Dunia era la intérprete en el kommando para el ruso, ucraniano, polaco, alemán, y francés. Dunia escapó durante la marcha de muerte y se le liberó en enero 18 de 1945 (día de su cumpleaños), por el Ejército Rojo. Regresó a París, volvió a casarse son Severin Wasserstrom y emigró junto con su marido a México. Durante los juicios de Auschwitz en 1964 en Frankfurt, Dunia fue como Testigo de Cargo contra sus jefes. Su testimonio fue tan impresionante que parte de él se usó por Peter Weiss en su obra teatral La Indagación. Tiempo después Auschwitz, Nunca Jamás de Martín Rivas. Dunia fue condecorada por el Presidente de la República Francesa Francois Miterrand como Chevalier of the Order Pour le Merite (Caballero del Orden al Mérito Nacional) por pertenecer a la Resistencia Francesa, razón por la que fue deportada a Auschwitz. Fue muy activa en las organizaciones del Holocausto y ha escrito extensivamente sobre la materia. Sus trabajos publicados incluyen: Les Secrets du Bureau Politique d'Auschwitz, Paris, 1946; Tragedie de la Deportation Paris, 1954; Auschwitz, Hamburg, 1962; El Holocausto, México, 1963; A Tale of One January, London, 1966; y Nunca Jamás, México, D. E, 1975. Entre otros. Regresó la única sobreviviente de su transporte que constaba de mil mujeres católicas, todas prisioneras políticas. Dunia Wassertrom Falleció el 1 de oct. De 1991 En la ciudad de México

“Viviendo en París, siendo una muchacha, me gustaba oír a mi madre hablarme sobre Rusia y el pueblo de Zhitomir dónde yo nací, sobre mi niñera que me amó como si fuera su propia niña, sobre nuestra casa y nuestras propiedades. Mi madre era una muy buena narradora de historias; escuchándola, yo me transformaba en la Dunia pequeña con ojos grandes, trenzas, feliz y juguetona. Mi madre normalmente empezaba sus cuentos con las mismas palabras: "Esto pasó antes de la guerra" (claro la primera de 1914) o "Esto pasó después de la guerra". "Mamá, -yo le pregunté una vez-, ¿por qué siempre empiezas tus historias antes o después de la guerra?". "Tienes que entender, mi niña -ella contestó- la guerra cortó mi vida en dos partes. Antes de la guerra, -me decía- yo estaba en mi país, en mi casa y hablando mi idioma nativo. Después de la guerra algo de mi misma se fue; yo era una extranjera en mi propia nación. Pero mi niña, no puedes entender". ¡Pero ahora yo entiendo! Mi vida también ha estado cortada en dos partes: antes de Auschwitz y después de Auschwitz. Cuando en julio de 1942, los Nazis me deportaron de Francia yo no sabía dónde ellos estaban llevándome, ni yo podría imaginar lo que era Auschwitz. Para una mujer joven, romántica, intelectual, llena de ilusiones, fue un shock tremendo encontrarse de repente delante de otro mundo, entre asesinos. Ya han pasado cuarenta años desde entonces, cuarenta largos años y no puedo olvidar Auschwitz. Su recuerdo no me deja, me acompaña todos los días. Descendiendo del tren, tenía miedo, mientras viendo a los SS con sus perros y sus gritos, comprendí que Auschwitz era real y no una pesadilla. Cuando vi por primera vez a las detenidas vestidas con uniformes de soldados rusos, pensé que eran prisioneros soviéticos de guerra con las cabezas afeitadas. No tenían expresiones humanas y no parecían mujeres. En un tiempo muy corto yo estaba como ellas. Describir lo que Auschwitz era, lo que los SS hicieron con nosotras requeriría de un talento enorme, capaz de llevar al lector, acostumbrado a la vida civilizada normal, a un mundo de existencia donde un pedazo de pan, un par de zapatos, un cepillo de dientes representaba la diferencia entre la vida y muerte. La humillación, la ausencia de higiene, el hambre constante y la sed nos transformaron en seres abstractos. ¿Cómo se puede describir el placer sádico de los SS que apuntaban sus rifles hacia nosotras, divirtiéndose al vernos correr? ¿Cómo se pueden describir los trabajos forzados, el sufrimiento del hambre y la sed, el trabajo horrible en el campo, o mientras dragábamos un lago, vigiladas por los SS y sus perros? ¿Cómo se puede describir nuestra marcha regresando del trabajo, mientras llevábamos los cadáveres de nuestras camaradas asesinadas por los SS? ¿Cómo se pueden describir las barracas sucias, llenas con mujeres hambrientas, desesperadas que sólo anhelan descansar y dormir? Mientras algunas comían sus pequeñas raciones de pan, otras buscaban piojos en sus andrajosos uniformes. ¿Cómo se pueden describir las interminables revistas al alba en la nieve y hielo que duraban muchas horas sin que se nos permitiese mover o hablar entre nosotras hasta que el SS hubiera contado a todos los presos y la cuenta de los que habían muerto durante la noche o los que se habían suicidado, equilibrando sus cuentas con los vivos? ¿Cómo se puede describir el miedo que no nos dejaba durante un solo minuto -ni durante el día ni por la noche- de ser seleccionado por la mujeres SS Drechsler, Irma Gease o Frieda Maloney y ser enviada a la cámara de gas, o de ser torturada y fustigada? A pesar de mis trapos y mi cabeza afeitada (la mayoría de las mujeres no pueden imaginarse ser calvas en una cultura en la que el pelo representa, en una mujer, su belleza; y su pérdida es equivalente a perder la feminidad de uno), yo todavía tenía el orgullo de ser una mujer culta. No obstante mis sentimientos hacia las analfabetas mujeres de SS, asociales, que me rodeaban y me maltrataban, y contra quien yo no podría defenderme, me tenían siempre en jaque. Mi miedo como intérprete en la Politische Abteilung era constante; ya que si averiguaban que yo no les traducía lo que los prisioneros torturados decían durante los interrogatorios que mis jefes SS hacían, me hubieran matado de inmediato. Mi miedo a esos jefes SS, a las mujeres SS y a los perros nunca me dejó. Marchaba a trabajar fuera de la oficina... y no sabia si yo volvería por la noche. Las pesadillas que yo tenía durante mis tres años a Auschwitz y muchos años después de mi liberación, cuando yo gritaba y clamaba durante mis sueños, y mi marido me despertaba e intentaba calmarme, mientras me aseguraba que yo estaba en mi casa en París y no en Auschwitz... ¿Cómo puede uno describir las dificultades que yo tenía para re-integrarme a la vida normal, para poder de nuevo comer propiamente con un cuchillo y tenedor; no tener miedo tomar una ducha por el temor que en lugar de agua saliera gas; no tener miedo de hombres uniformes, o de perros... y poder amar a personas, a la música y a la vida misma. Quién no estuvo en Auschwitz no puede comprender lo que significa recordar el lodo, el cielo gris, el olor de carne quemada que emanaba de los crematorios, las barracas grises, y las criaturas grises como nosotras éramos; el campo de exterminio sin niños, sin árboles, sin flores. Yo me pregunto si los SS comprendían lo que hicieron con nosotras y también me preguntaba quién les dio el derecho para hacer lo que ellos hicieron y por qué. Los libros que mis camaradas de nuestro kommando han escrito deben servir como un libro de texto en todas las escuelas del mundo para que podamos decir que efectivamente los horrores que se describen en ellos son ciertos, y que NUNCA JAMÁS DEBEN PASAR DE NUEVO.”








Fotografía tomada Dunia Wasserstrom en 1945, despues de su fuga

13 Comments:

At 8:59 PM, Blogger arely said...

mis cordiales saludos señora wasserstrom:
hace muchos años lei su libro, Nunca jamás..., y sinceramente desde ese día vi que como usted dijo "es importante saber para que nunca se vuelva a repetir" y es así como empezé a investigar más sobre lo que fueron las guerras.
Tambien se me hace grato comentarle, que cada 18 de enero le dedico en mis correos electronicos ese dia a los 6 millones de personas que callaron y cayeron en los campos nazis. Gracias!
Por personas como usted seguimos en este mundo y se hacen buenos cambios.
Me gustaria comunicarme con usted, pues algo supe que llegó a Mexico en enero a ver al presidente. Ojalá regrese.
Saludos

 
At 11:52 AM, Blogger Septiembre12doce said...

Hola a la persona q escribìo arriba: la señora falleciò hace años, por otro lado escribo para decir q mi mamà m recomendo este libro "Nunca Jamàs" y apenas lo empeca aller y ya voy a la mitad, es sorprendente la claridad con que se relatan lo que paso en esos años que han de haber sido tan horribles para las personas judias...los respeto mucho x su valor y sus creencias.Bueno el libro es muy bueno e interesante...saludos a las personas que entren a este blog y ojala lo lean. Bye

 
At 3:33 PM, Blogger Ana said...

Qué tristeza caber que Dunia a la que admiré tanto a través de su libro y de la que me hubiera gustado conocer, ya murio...

 
At 9:27 PM, Blogger Prescott said...

hoy 8 ago 2007
me entristeze saber sobre la muerte de la Sra Dunia, pero vivio su vida con dignidad en lugar de resignarse a morir en Auschwitz, le doy las gracias por mostrarme la realidad en su libro !Nunca Jamas!, me da rabia el saber como gente ignorante (jovenes y adultos) creen que Hitler fue un dios y siguen creyendo en el odio hacia las personas de diferentes razas, incluso dicen que los 6 millones de judios muertos fueron una fantasia de Hollywood, yo me mantengo firme en el ideal de la Sra Dunia y sin duda cumplio la promesa que hizo a sus compañeras, nos dio a conocer los sufrimientos de millones de personas.
Algun dia, cuando mire al cielo, entonare La Marsellesa en su honor...

 
At 4:25 PM, Blogger virna said...

lei el libro nunca jamas cuando tenia 15 años y aun cuando era muy joven me dejo muchas enseñanzas pero mi pregunta no encontro respuesta, ya no tengo en libro pero quisiera volver a leer el libro ahora que tengo 40 para tratar de responder la pregunta que me viene a la mente cada vez que veo o leo algo del holocausto, en un lugar como auschwitz que es lo que te mantiene vivo? que amor puedes sentir por la humanidad como para seguir luchando si tu familia ya no existe? y seguir solo en un lugar tan espantoso? si me van a contestar que fue su fe en Dios, yo quiero una fe igual de grande... gracias.

 
At 11:06 AM, Blogger Karla Durán said...

Hace algunos años lei este libro, y sin duda cambio algo en mi, con el aprendí a valorar lo bueno que tengo en mi vida y saber que mis problemas son pequeños, porque en ello no se arriesga ni mi vida, ni mi libertad.

Despues de leerlo aprendi que el aire que respiro y las maravillas de dios que puedo observar cada día, son sin duda un milagro, ojala aprendamos a amarnos entre semejantes, no importa el idioma, la nacionalidad o aun las creencias, al final todos buscamos el mejor lugar cuando partamos de este mundo.
Creo que se lo debemos a DUNIA y a todos a los que les robaron su vida, por ellos aprendamos de los errores de los demas, así que ha ser felices y mejores cada día.
karla_duran@hotmail.com

 
At 10:15 PM, Blogger Monica said...

Acabo de leer este libro, como anteriormente he leído el Holocausto, los hornos de Hitler, entre otros; pero este en especial me causó gran conmoción, por el sufrimiento que vivió una sobreviviente de Auschwitz no sólo al estar dentro del campo, sino lo que vino después de éste; y me ha ayudado a valorar todo lo que tengo,en especial mi vida y mi familia. Me gustaría mucho conocer a algún sobreviviente de Auschwitz, o asistir a conferencias de este tipo, les agradecería se comunicaran conmigo si tienen información. Mi correo es monica_rivera47@hotmail.com Gracias!

 
At 8:42 PM, Blogger lilia said...

bueno mi afición por leer libros empezo cuando mi papa me compro el libro de Nunca jamás de ahi viene mi gusto y admiración por esta gente valiente. sin embargo el libro lo perdí y me encantaría que me dijeran donde lo puedo conseguir mi correo liliaarana@hotmail.com

 
At 8:07 PM, Blogger Bellatrix said...

Admirada señora Wasserstrom:

Soy mexicana, y tengo 27 años de vida, leí su libro a los 6 años de edad, lo encontre entre las cosas de mi mama. Este libro me acompaña a todas partes. Actualmente ya esta viejito y desgastado, pero siempre que pienso en usted lo leo, y me inspira mucho.

Gracias por ser mi ejemplo de vida, de como sobrevivir en la adversidad, la admiro y la estimo.

Atte.
Beatriz Escobedo R.
betyrux@yahoo.com

 
At 2:40 PM, Blogger Rosie said...

Alguien sabe dónde puedo conseguir el libro "Nunca Jamás"? O alguien está dispuesto a vender su copia? No lo consigo por ningún lado y me encantaría tener una copia!!!

 
At 9:16 AM, Blogger Ramón Ricco said...

Apenas me entere de la muerte de ese ser humano tan grande, tan integro, tan hermoso que fue la señora Dunia, y es que apenas la conoci el fin de semana pasado(7nov2009), e inmediatamente quise saber más de ella y hasta desee verla. ahora se que ella descanza y esta en paz. Y deseo de todo corazón que los que leimos su libro y nos toco el alma, continuemos con esa labor de dar a conocer a las proximas generaciones lo que hicieron esos entes tan cobardes y que autedenominaban superiores....por favor no permitamos que se olvide y digamos todos "NUNCA JAMAS", por que ella sigue en nosotros y esta, y como una forma de hermanarnos.
Sra. Dunia Wasserstorm, Gracias por comapartir con nosotros su vida, y su sufrimiento, el numero 10,380, no se olvidara jamas, ayer mismo,les empece a palticar a mis hijos de su usted, y las hemos adoptado como un miembro más de mi familia, y hemos resado por usted, que creo firmemente que esta gozando en el cielo de todo lo mal que la paso en este mundo, Dios bendiga a todos los seres que sufrieron que sufren y sufriran a cuausa del odio y sobretodo la ignorancia, unida a la soberbia. En nombre de todos lo hombres cobardes pido una disculpa al mundo entero.

 
At 3:37 PM, Blogger Isaac said...

Pues yo continuo leyendo su libro y aunque la Sra. Dunia haya muerto, creo que cada vez que leemos y tratamosde imaginarnos todo lo que veia y loque sintio, las lagrimas nos quieen traicionar y no podemos, cro que es digna de honor y respeto, un respeto que dificilmente alguien mas se puede ganar, me gustaria saber donde esta su tumba y visitarla, creo que con eso completaria su libro el saber que usted descansa, aunque despues de lo que vivio, ningun descanso podra curarla, si saben en donde esta su tumba, le squiero pedir de favor me informen, al correo Isaac_lopez_osorio@hotmail.com gracias

 
At 2:22 PM, Blogger Martín Rivas Ortega said...

Se está reeditado

 

Post a Comment

<< Home